21 de diciembre de 2016

Regalos a los maestros y maestras... ¿sí o no?

Hoy quería hablaros de este tema.
Antes de nada, decir que cada persona tiene una opinión sobre esto y yo voy a dar la mía que quizá no coincida del todo con la vuestra, pero por eso doy mis razones y motivos.

Cuando dejas a tus niños a cargo de otras instituciones (guardería, aula matinal, escuela...) o a diversas actividades (en nuestro caso la pre-música) sabes que los estás dejando con profesionales. Tanto mi marido y yo, como gran parte de nuestra familia, nos dedicamos al sector educación. Por ello no sé hasta qué punto este tema se puede llegar a comprender.
El caso es que yo soy una persona detallista. No guardo ninguna intencionalidad detrás del detalle ni una necesidad de agradar, todo lo contrario, mi visión de esto se basa en el agradecimiento.
Es de bien nacido ser agradecido, reza el refrán.
Quizá haya personas que consideran un detalle como una intromisión de su vida privada y luego van publicando por ahí que eres una persona tóxica (por tener un detalle en un cumpleaños) y ya te ponen una cruz de eliminar. Allá ellos... yo soy así y si no te gusta TÚ TE LO PIERDES.
Dejando a un lado esta puntilla que necesitaba soltar por aquí, considero que tener un detalle con un maestro o maestra que dedica su trabajo a completar esa educación que tú le estás dando a tus hijos es algo muy importante. Que sí, que tenemos muchas vacaciones y nos pagan por trabajar, lo sé y los millones de maestros de España también lo saben, pero, ¿qué cuesta tener ese detalle? Una simple tarjeta navideña con buenos deseos, una pequeña cajita de bombones o un detalle con gusto...
Lo ideal es que si es consensuado se regale algo entre todos los papás y mamás, algo un poco más grande porque es de todos al tutor o tutora, pero sin pasarse.

   Estas navidades me he decantado por una pequeña cajita de ferrero rocher, con muy buen precio y que quedan muy bonitas.

Esto ha sido para los diferentes maestros (de Religión, de E.F... etc.) 
y a la tutora ha sido una cajita de Merci pequeña


Otras veces ha sido una taza bonita, o un espejito para el bolso... 


Y vosotros, ¿a favor o en contra? 

De sobra comprendo que habrá situaciones distintas en las que probablemente el destinatario en cuestión no se merezca ni un chicle, pero de momento no ha sido nuestro caso (y que siga así!)

Mami C.

1 de diciembre de 2016

Decepciones

Este año nos quedamos sin oposiciones.
Sé que existe algún motivo por el cual esto pasa. 
Cuando sepa cuál es os lo diré. 
Hoy por hoy lo que siento es una gran decepción y frustración.

Mami C. 

24 de noviembre de 2016

Unas cuantas canas de más

Hola. 
No hace más de cuatro años,  en los que aún no había entrado en la treintena, el cabello de mi cabeza era bastante uniforme en cuanto a su color. Sí que cayó algún cambio de color que otro en aquellos años locos en los que el rojo invadió mi vida o el negro intenso. Pero ahora, mirándome al espejo veo que ya no uso un tinte por gusto o por dar un nuevo aire al pelo... sino por necesidad.... 
Ay madre, ¡por necesidad! 
La aparición de canas principalmente se debe a factores personales (la edad), la herencia genética y la vida actual (acciones). ¡Pero si tú no tienes canas! ... Que no tenga el pelo completamente blanco no significa que no tenga canas. Tengo. Y muchas. 
El caso es que en apenas tres años mis canas han ido en aumento y concretamente en estos últimos meses he visto esa necesidad imperiosa de usar tinte. No... no necesito un tinte cada 4 semanas, pero no porque no tenga canas sino porque intento no pensar mucho en ellas. 
Frases como : "no sé cómo puedes llevar tres niños para adelante, yo con uno me sobra", "cómo puedes estudiar, trabajar y llevar la familia"...  las escucho anchamente... pues vamos a ver... hay una frase que dice algo así como "Todas las madres son un poco desastre, solo que algunas lo ocultan mejor que otras". Y cuando me sueltan esas frases les contesto algo parecido. Eso sí, seré un desastre pero me consuela un poco el que realmente intento mejorar cada día. Es difícil, para qué mentir. Hace un año y algo escribí esta reflexión en mi anterior blog "Hay margaritas en mi balcón" y que aquí os copio:

Quizá existan las familias perfectas, yo no las conozco. Ni tampoco las mamás perfectas, ni los padres perfectos. La perfección en sí, como un todo, no existe. Existe el momento perfecto, existe el día perfecto, existen los planes perfectos, existen los libros o las pelis perfectas, pero en la vida real, no hay nada perfecto. Por eso, según pasa el tiempo, me voy dando cuenta de que buscar alcanzar la perfección en un ámbito muy amplio (familia, trabajo, economía, amistad...) es imposible. Y cuando te des cuenta de eso, más feliz podrás ser. Al principio, cuando mi hijo me pedía un helado me echaba a temblar... las manchas, la ropa, el pringue.... Era un sufrimiento verlo comerse un helado... ¿Y qué pasaba? Eso mismo, se comía el helado en tensión, con mil servilletas controlando lo que caía, con estrés... y ¿de qué sirve? Al final se iba a manchar de todas formas. ¿Ganaba yo algo? Sí, ganaba en estrés, agobio, malestar.... Ahora que se pida el helado que quiera el niño que ya se lavará, y si no pues habrá que usar quitamanchas, y si no pues habrá que frotar y se quedará un poco manchado... ¿y qué más da? Sólo es ropa. O solo es un pantalón, o solo un sofá....
En cuanto a la casa perfecta, esa que no tiene ni una mota de polvo, la que tiene todos sus armarios y cajones perfectamente ordenados, la plancha al día, la ropa sucia no está en la cesta sino limpia.... ¿Existe? Claro que sí, para una persona que vive sola o para una pareja. ¿Familias con niños/as? No existe. Por la misma razón por la que entonces no tendría sentido que fuera una familia. Sí que es cierto que es un engorro el tener que estar todo el santo día recogiendo, limpiando y ordenando porque como te descuides, el cúmulo se da en apenas unas horas... Pero, ¿de verdad es lo más importante? ¿No será más importante salir a dar un paseo, o ir a visitar a los abuelos o a las bisabuelas? ¿En serio? Lo primero, no es tener la casa de punta en blanco, claro está que hay que tener un orden y una higiene en casa, pero llegar al extremo de sentir ese estrés, ese agobio por tener todo controlado y todo perfecto...lo siento pero no va conmigo. Habrá supermamis que no lo entiendan, o personas que crean que es mejor que todos los juguetes estén encerrados en el armario y no se saquen nunca para no ensuciar o para que no se estropeen.... Si no los vas a usar, ¿para qué los quieres? Lo mismo pasa con el amor, si no lo vas a usar ¿por qué tenerlo? Los amigos perfectos ¿los tienes tú? Porque yo de esos no tengo, los tengo muy buenos, pero perfectos.... no. ¿Familia perfecta? Claro que no la tengo, ni la quiero, porque entonces no sería una familia, ni sería real, ni tendría sentido. 

Eso sí, siempre hay que buscar la perfección, sabiendo que ésta, no existe.


Y bueno, un tiempo después sigo pensando igual. 
Creo que las canas en mi caso vienen un poco acumuladas. 

Es hora de pasar por la peluquería 
:)
Mami C. 
Foto hecha por mí en Viveros Guzmán



4 de noviembre de 2016

¿Compra diaria, semanal o mensual?

He aquí el dilema...
Con el paso de los años la forma en la que se hace la compra ha cambiado vertiginosamente.
De ir al "mercao" con una cesta de mimbre a hacer la compra online con el móvil.
Pero, ¿qué es lo mejor? 
Ya lo he comentado en varias ocasiones, con el ritmo de vida que llevamos en algunos casos la compra se convierte en algo automático. ¿Qué es lo que me gustaría realmente hacer con este tema?  Lo que me gustaría realmente es poder dedicar un tiempo de verdad a esta actividad. Que levante la mano el que ha hecho la compra online alguna vez... Imagino que el 70% en algún momento ha hecho la compra online, principalmente por el hecho de hacer un pedido o solo por comodidad y falta de tiempo.  De las veces que he hecho la compra online no he quedado 100% satisfecha con la misma. ¿El motivo? Pues que no es lo mismo comprar algo viendo una imagen que ir tú mismo, cogerlo, sopesarlo, olerlo (sí, huelo las frutas y verduras a ver si huelen a frutas y verduras... ¿qué pasa?), colocarlo en el carrito... No es lo mismo. ¡Pero si es más cómodo! ¿Quién ha dicho que no?
Lo es, y por eso a veces he hecho un pedido online, pero sigue sin gustarme. Cuando os hablaba de ir a la compra con niños o sin niños no es porque no quiera ir con mis niños a comprar, es porque no puedes prestar toda tu atención a lo que estás haciendo.

Compra diaria : ¿Hacéis compra diaria? ¿Qué compráis diariamente? 
Yo no hago compra diaria... A no ser que por compra diaria me digáis algo puntual que os hace falta (chacina, pan, yogur...)... entonces sí hago compra diaria (no todos los días, por lo que entonces no se podría llamar compra diaria ¿no? Vamos a cambiarle el nombre...
 ¿Compra instantánea? ¿Compra speed? ) Para esta compra solemos ir a Carrefour Exprés (en el que tenemos descuento en los productos frescos con la tarjeta Carrefour Superfamilias) o a la Plaza de Día, alguna vez también a mercadona. (Principalmente porque son los supermercados cercanos).

Compra semanal: Aquí es donde todos levantáis la mano... Pues claro que hacemos compra semanal, de lo básico y de lo que iremos gastando durante la semana o semanas siguientes. 
¿Pero cómo la hacéis? Nosotros ya comentamos que conforme nos van haciendo falta productos los apuntamos en nuestra minipizarra incluida en nuestro Corcho en la Cocina. Dependiendo del tipo de productos que nos hagan falta, vamos o bien a Hipercor, a Mercadona o a Carrefour. Hace tiempo solíamos ir a Eroski, pero no sé por qué dejamos de ir... 

Compra mensual: ¿hacéis compra mensual? Quizá aquí se incluyen productos como conservas, leche, productos de limpieza... Pero una compra mensual, de momento, no hacemos. 


Al hacer la distinción de los tipos de compras según el tiempo, me he dado cuenta de que realmente para hacerlo bien hay que dedicarle tiempo. Hay personas que miran mucho el precio de las cosas, otras que compran sin importarle el precio o quienes tienen más o menos definido lo que quieren comprar. Nosotros somos más de saber qué productos, dónde y de qué marca. 

Me explico. 
Las marcas blancas están muy bien, hay infinidad de productos que compramos que no son de "primeras marcas" y son igual de buenos (a veces más), pero sí que es verdad que hay otros productos que al haber hecho la comparación comprando ambos, nos hemos decantado por la marca. ¿Por qué? Pues principalmente es por el resultado en cuanto a sabor, calidad e incluso -vaya tontería diréis- su caducidad. Por ejemplo: compras pan de marca blanca. Cuando su fecha está próxima a caducar, o te lo comes o acabas por tirarlo porque se ha secado o incluso se ha puesto mohoso (qué asquito). Compras pan de molde marca (X), el pan incluso caducado de dos-tres días está igual que cuando lo abriste. Al final, mi experiencia es que por pagar unos céntimos menos tengo menos pan y de peor calidad (porque si se "estropea" tan pronto...) Ahora me diréis... ¿y qué llevará el pan ese que no se estropea tanto? Pues ahí tenemos tema para otra entrada... ¿qué es lo que realmente comemos? Si nos ponemos a buscar por internet la gran cantidad de información y desinformación que existe sobre la alimentación..... tendríamos para rato.... 
Fuente http://www.que.es/


Y vosotras, familias, familias grandes, numerosas o familias pequeñas,
 ¿qué compra hacéis? 



10 de octubre de 2016

Si mis abuelas hicieran la compra hoy I

___________________Llevo desde verano intentando hacer esta entrada_______________________

       Septiembre es un mes muy complicado, completo y bastante agotador. Hemos creado una pequeña rutina y las mañanas están siendo más llevaderas. Me propuse como objetivo no ser una mamá gritona y lo he conseguido. El secreto está en las pautas que escribí aquí y que está claro que cuando alguna falla se desestabiliza bastante.
Una de las tareas que lleva mucho tiempo a una familia es la compra. Yo tengo claro una cosa: prohibido ir en familia a comprar. 

Sí, sí, como lo estás leyendo.

Si acaso ir uno de los dos con uno de los hijos, pero mi experiencia de ir japifamily a hacer la compra... como que no. 
Una y no más. ¿Por qué hacer sufrir a nuestros peques con algo tan tedioso para ellos? (Os hablo de una compra grande, no de comprar "tres habíos") ¿Es necesario tener a los niños correteando por el centro comercial? ¿No es mejor que corran por un parque?  Nuestra experiencia es que no hay necesidad de hacer la compra juntos en familia cuando tienes niños pequeñitos, se cansan, se molestan... No es algo productivo para ellos. En cambio para los padres/madres cuando vamos con los niños nos estresamos más, tardamos el triple, compramos caprichos... Creo que no sale rentable por ninguna de las partes. También os digo que a mi marido y a mí nos gusta ir en familia a todas partes, pero después de las experiencias con el día de la compra... hemos optado por la opción de ir uno solo y el otro se queda con los niños en casa. 
Si acaso llevamos a uno de los dos niños, pero algunas veces acaban cansados y molestando. 
Aquí donde vivimos tenemos cerca varios supermercados y grandes centros comerciales, principalmente nos gusta mucho Mercadona (el precio es el más barato), Hipercor y Carrefour. Cerca tenemos la Plaza (Día) y Carrefour Expres, además panadería cerca, herboristerías, etc. 

La tarea de la compra ha cambiado mucho desde que nuestras madres hacían la compra y ya no os digo desde que mis abuelas hacían la compra... Esas cestas de mimbre o esparto, esos ultramarinos... Esa forma de economizar y reciclar, esa manera de no generar tanta basura... de eso hay ya muy poco. ¿Qué dirían mis abuelas sobre la forma de compra de hoy?

El caso es que me voy a quejar un rato. ¿Habéis visto los precios? ¿Sois conscientes de lo que cuesta una manzana, dos plátanos o un cuarto de jamón cocido? Pues yo no os puedo decir exactamente lo que cuesta una manzana ni un plátano... te puedo decir donde está en general la fruta más barata y de mejor calidad, o dónde está la carne mejor, pero cuánto cuesta algo exactamente... Pues no. Y esto hace que me plantee muchas cosas. Lo primero y a lo que voy a dedicar este post es a la temida lista de la compra.... 

La lista
¿Hacéis lista de la compra? ¿Cómo la hacéis? ¿Un papelillo que pillas por ahí, un cuaderno imantado que pegas en el frigorífico, una lista en keep? 
Lista encontrada en un carrito de la compra (no sé yo si el acuario se refería a la bebida o a otra cosa...)


Nosotros llevamos ya bastante tiempo haciéndola de la siguiente forma: en nuestro corcho tenemos una pizarra blanca no muy grande y ahí vamos escribiendo lo que se va gastando. Cuando toca hacer la compra revisamos y le hacemos una foto. Luego borrar y vuelta a empezar. Para hacer la compra se suele sacar el móvil, en vez de ir con el "dichoso papelito" solo echas un ojo a la última foto y ya está. 
Dejé de hacer lista en papeles porque la situación al final era la siguiente: mi bolso empezaba a ser un saco de reciclaje más que un bolso. La verdad es que es bastante cómodo apuntarlo en la pizarra y luego ver la foto. Después borras la foto y ya está... adiós a los papelillos! 

Hoy día tenemos tanta prisa para cualquier cosa, que todo es correr de un lado para otro, vamos acelerados, sin tiempo de pararnos a pensar a veces ni lo que compramos ni de dónde viene lo que compramos... No sé, si os fijáis de dónde vienen algunas verduras o frutas os sorprenderíais... suelo optar por comprar producto nacional pero a veces ni si quiera hay disponibilidad o suele ser bastante más caro...
Más adelante haré otra entrada para hablar sobre el precio de la compra... Los descuentos que ofrecen algunos supermercados y algunos truquillos para no comprar irresponsablemente. 

¡Saludos!
Mami C. 

8 de septiembre de 2016

S.O.S. Sola con la trupe

A partir del lunes 12 comienzan mis mañanas...

     Mi situación: estoy con tres niños pequeños, entro a trabajar a las 9 y estoy sola en casa desde las 7:30 (o antes).... 
¡¡PELIGRO!! 
     Sí, si no quieres convertirte en una mamá (o papá) gritona, metiendo prisa a los niños, olvidando cosas importantes..... lee esto que seguro que te interesará.


     Lo que escribo es fruto de las situaciones que viví el curso pasado estando sola para apañar a los niños para ir al cole y luego irme a trabajar. ¿Os ha pasado? En casa te vuelves loca por las mañanas, porque, ni pueden llegar tarde los niños ni puedes llegar tarde tú.. al final acabas gritando, corriendo y sudando, yendo demasiado deprisa con el coche o por la calle... Una odisea salir de casa con tres (o dos o incluso uno) niños pequeños. Al final llegaba al trabajo con el tiempo justo, se me había olvidado algo importante (las llaves del trabajo, o el desayuno, o la botella de agua...), con mal humor, a veces un poco desaliñada... vamos, un poema. 

     Por eso este curso decidí que no iba a hacer eso. Me niego a tener que estar metiendo bulla a los niños (que en parte el llegar tarde casi nunca es su culpa) y hablarles de mala manera, o estar agobiada con llegar tarde o después tener ese sentimiento de culpa por no saber organizar una simple mañana.... 

Aquí os cuento un poco las conclusiones a las que he llegado:
"La mañana relajada comienza con una noche anterior aprovechada" Mami C.  

La tarde/noche antes:   ¿Qué tengo que hacer? 
  • Primero tener claro en qué pierdes más el tiempo por las mañanas (preparar la ropa para ti o los niños, el desayuno, el aseo...) sabiendo en qué fallas podrás establecer una rutina que te ayude.  Nosotros perdíamos el tiempo en preparar la ropa para ponerse. Y si había que planchar algo ya ni os cuento.. Pequeñas acciones que puedes dejar listas la noche antes sólo te quitarán 10 minutos de tu tiempo y los ganarás por las mañanas. Diez minutos pueden ser la diferencia entre llegar puntual o antes y llegar muy tarde.
  • Los desayunos: ¿tomas café?  Nosotros sí, por lo que he comprobado que si por la noche me dejo la cafetera lista solo para pulsar un botón , gano unos minutos valiosos. Parece una tontería pero no lo es, si eres de esas personas que necesita una ducha o el aseo antes de hacer cualquier otra cosa, antes de entrar al baño solo tendrás que pulsar un botón, cuando salgas ya tienes tu café listo para servir. 
  • Deja los útiles del desayuno a mano (tu taza favorita, el azucarero con azúcar - lógico ¿no? Pues seguro que no soy la única que se ha puesto a rellenar un bote de azúcar por las mañanas ehhhh!!!!!, las tazas favoritas de los niños --¡¡yo quiero mi taza de Barbapapa!!-- (y ahí esa madre que consiente a su niño y se pone a buscar la taza en el lavaplatos y donde quiera que esté porque la usa para todo)
  • Deja la mesa con el mantel puesto por la noche. He desayunado infinidad de veces de pie y es una tontería. En nuestra cocina no hay espacio para una mesa por lo que comemos en la mesa de comedor del salón, y por no perder tiempo en despejar la mesa, poner mantel y demás, terminábamos desayunando de pie en la cocina. Pues yo quiero empezar bien el día y quiero cumplir el objetivo de desayunar en condiciones (ya no solo era el desayunar de pie, era el desayunar mientras que vas sacando la ropa, o vas despertando a los niños o vas abriendo ventanas o metiendo el desayuno del cole en las mochilas.... ) O desayunas en condiciones si es que es lo que quieres o no desayunes. Ganas en salud y en tranquilidad. [Si te pones la televisión que sea un noticiario corto o no pongas la tele, puede ser un buen momento para charlas matutinas con tu pareja si los niños aún duermen].
  • Cuando empiece a refrescar (que por el camino que vamos en Málaga volveremos a tener un Veroño en toda regla) ten las chaquetas o rebecas localizadas. Puede ser que una mañana te levantes, te asomes a la ventana y llegue un fresquito agradable (mis ganas de invierno jeje). No pierdas el tiempo en pensar y buscar a ver dónde dejaste aquélla rebeca o aquélla chaquetita fina del niño que... Pues eso, tenlo en cuenta.
  • El desayuno de los niños [el que le mandas para el colegio]: obviamente no vas a preparar fruta o un bocadillo por la noche, pero sí que puedes dejar la bolsita o el tupper preparados y la bebida si es zumo o batido, preparados.  Ten siempre algo en la despensa que puedas coger rápido si surge algún imprevisto (tu despertador no ha sonado, tienes que hacer algo que olvidaste...) como por ejemplo galletas o magdalenas ya envasadas. Si pones una botellita de agua en sus mochilas o incluso para ti, rellénala por la noche, no esperes a la mañana siguiente [experiencias que o bien derramas la mitad del agua sobre la encimera con las prisas o se te olvida...]
  • Ropa: importantísimo dejarla preparada la noche antes, [en esto es donde perdía más tiempo] dentro del armario o fuera a mano de los niños (los que se visten ya solos... de esos solo tengo uno y.....). Pueden ocurrir accidentes (se derrama algo, o la pasta de dientes mancha la camiseta, el bebé te echa una bocanada o lo que sea) por lo que ten siempre un conjunto completo de repuesto (para tí y para los peques).
  • Transporte: si usas el coche y no tienes garaje como es mi caso, intenta dejar el coche aparcado lo más cerca de la puerta de casa. Si llueve no tendrás ni que abrir el paraguas y si está aparcado muy lejos se pierde mucho tiempo. 
  • Tú misma: si no quieres ir con tu cara de cansada, esas ojeras porque no has dormido bien, y eres de las que necesitan tiempo para arreglarse deja tus cositas a punto (el lápiz de ojos con punta, el rimel a mano, los pendientes que hacen juego con esa ropa o el pañuelo del cuello...). Por experiencia sé que se pierde un montón de tiempo buscando cosas a última hora...
  • Realmente haciendo estas pequeñas cosas consigo esto: dormir más relajada y tener una mañana relajada también.
Por la mañana ya...
1. La hora de despertarse: pon el despertador a LA HORA a la que realmente tienes que despertarte (como mucho cinco minutos antes). Si pones el despertador quince minutos antes de que sea la hora "real" de levantarte... al final con el rollo ese del despertador que suena a los cinco minutos, o a los diez... te quedas dormida. Confieso (que no sé cómo) he parado el despertador completamente sopa y he seguido durmiendo tan pancha... Claro, si pongo el despertador mucho antes pues al final tengo más sueño y me quedo dormida. Aquí ya cada uno sabe cómo debe poner el despertador, yo hablo de mi caso personal jajajaja. Eso de cinco minutitos más.... a mí no me sirve!
2. Si has seguido los pasos la noche anterior no te levantarás con prisa o con mal humor. Sabes que lo tienes todo controlado y que el tiempo que tienes es de sobra. Por eso mismo... no te duermas en los laureles.... A mí me ocurre mucho con el móvil, (ya haré otra entrada con este temita...), acabo distrayéndome sólo con cogerlo para escribir un mensaje importante [al final te lías a mirar lo que tenías en las notificaciones, una cosa te lleva a la otra y... ahívá, el santo al cielo! ]
3. El despertar de los bichillos, uy, digo niños. A los míos les cuesta mucho levantarse [depende de para lo que sea, claro está... ~_~ ] Cuando no es uno... es otro, y eso es un sinvivir, por eso comenzamos pronto, quince o veinte minutos antes de que obligatoriamente tengan que ponerse en movimiento. Para los niños es muy importante establecer una rutina. Cuando os hablaba antes de lo que había que preparar la noche anterior se me olvidó decir algo obvio: acostar a los niños pronto. Si se acuestan a una hora decente (antes de las 10) al día siguiente será más fácil la hora de levantarse [comprobado]. La rutina de por la mañana debe seguir un orden (si los vistes como primera acción puede que con el desayuno se ensucie y ya empezamos, gritos, cambios de ropa, caos...), primero el miniaseo (un pipí y lavarse manos y carita). Luego el desayuno (si se manchan el pijama se lo quitas y ya está pero no es lo mismo que se manche la ropa recién puesta) después del desayuno y antes de ponerse la ropa, lavarse bien la cara (esos churretes de nesquik) y los dientes. Luego a vestirse y a guardar el desayuno en la mochila. Es importante acostumbrar a los niños a ser autónomos, pero también es verdad que a veces se nos olvida que son muy pequeños y que les exigimos como si fueran casi adultos y no creo que eso sea tampoco algo bueno, ya sabemos que la virtud está en el medio. Antes de que supiera ponerse pasta de dientes en el cepillo se lo dejaba yo preparado en el baño, pero ya sabe ponerla él solo (Hijo A.) y al mediano aún le dejo su cepillo preparado. Aunque sea él solo el que se lava dientes y cara yo estoy cerca para ayudarlo si es necesario. 

4. El bebé. Si además de niños pequeños tienes un bebé la cosa se complica un poquito más... Al igual que con los niños deja sus cositas preparadas. Yo tengo la gran suerte de que bebé A.C. se queda en la casa de la abuela M.J. por lo que no tengo que ir muy lejos a dejarla, le dejo su comida preparada.  Cada bebé es un mundo, A.C. toma bibi y no pecho por lo que se puede controlar mejor (cuando tomaba pecho por la mañana era mucho más difícil, lo bueno es que estaba de baja maternal y se podía sobrellevar mejor porque no había prisas por llegar luego al trabajo). 
5. Como dejas la casa: pues como se pueda dejar y punto. No va a venir nadie de visita mientras trabajas así que lo importante no es dejarse la casa de punta en blanco. Si tienes tiempo ese día podrás hacer las camas, ventilar, dejar el baño medio-qué y los pijamas en su sitio, y habrá otras veces que al cerrar la puerta de casa desearías tener los poderes de Mary Poppins para con un poco de azúcar y la píldora esa y con un chas de los dedos se empiece a recoger solita la casa...  Tranquila o tranquilo, lo importante no es dejarse la casa perfecta, es que tú y tus niños lleguéis a donde tenéis que llegar. ¿O no? 

6. El tráfico... El colegio de los peques no está cerca de casa por lo que debo llevarlos en coche. Hay que colocar a los niños en sus respectivas sillas y eso lleva tiempo. Aunque la circulación sea por ciudad hay que cerciorarse de que están bien abrochados. Si el mayor ya sabe abrocharse es una ventaja, solo tendrás que comprobar. Y al resto tendrás que colocarlos. El camino que cojo para ir es el fruto de muchos itinerarios distintos, a base de ir probando distintas rutas he llegado a ese. Al igual que la vuelta hacia mi trabajo cambia según el día que sea, por lo que puedo controlar únicamente las rutas pero no la densidad del tráfico o el camión de turno o el coche que va de ruta turística a diez por hora... Ten presente siempre que si llueve... hay que adelantar todo el proceso diez o quince minutos. 



Bueno, pues hasta aquí mi experiencia con las mañanas y la trupe. 

Un abrazo 
Mami C. 

29 de agosto de 2016

Septiembre

Llega septiembre, y con él la vuelta a la rutina. Madrugar, acostarse temprano... y la vuelta al trabajo también. En otra entrada os hablaba sobre nuestras vacaciones, con sus pro y sus contra. Sí, dos meses (¡cuánto tiempo de vacaciones!) y dos meses que se han pasado volando. Cuando tienes tanto tiempo quizá no se aprovecha bien, aunque este verano la verdad es que hemos hecho muchísimas cosas, incluso más que otros veranos. Muy limitados al ir con tres peques pero muchas cosas. 
De la lista de cosas que había propuesto hemos hecho muchas, no todas, pero más de lo que había pensado.  

En estos días se habla mucho en la red sobre la vuelta a la rutina. Yo trabajo fuera y se complica todo mucho porque no solo es volver a la rutina de los peques sino a la tuya propia, a la organización de las mañanas... ¿cómo hacéis las mamis trabajadoras para no morir en el intento?  Personalmente por las mañanas me encuentro sola ante el peligro ya que Papá L. se va a trabajar muy temprano. Así que con tres niños pequeños (6 años, 3 años y 8 meses) es difícil.
Este curso va a ser un curso muy intenso, preparación de oposiciones incluída y con tres niños. ¿Algunos consejos para aprovechar al máximo el tiempo? ¿Cómo os organizáis con las tareas de la casa? 
En otro post pondré las ideas que se me vayan ocurriendo. 
Espero que hayáis tenido un gran verano y hayáis disfrutado tanto de los peques como nosotros lo hemos hecho.

Mami C. 
Desayunos completos

Juegos

Una foto del campamento

16 de julio de 2016

Organización y juguetes

¿Cómo lleváis el verano, familias?
Una de las cosas que nos gusta hacer en verano es reorganizar la casa. Durante el curso no tenemos tiempo para dedicar esfuerzos a remodelar y reubicar objetos por eso aprovechamos durante las vacaciones y así al llegar el mes de Septiembre se lleva todo un poco más fácil. 
Una de las tareas pendientes que teníamos era organizar parte de los juguetes de los niños y los zapatos. Vivimos en un piso de 70 metros cuadrados para 5, por lo que vemos muy necesario tener un mínimo de orden, puesto que de lo contrario sería imposible convivir.
Para ello fuimos primero a Ikea con las medidas en mano  para ir viendo la mejor opción. Queríamos algo económico y esta tienda es la opción más acertada. La idea era aprovechar un hueco de 50 cm por tres metros de alto (el piso es pequeño pero tiene los techos muy altos) y al final elegimos la opción que encajaba mejor con la decoración anterior y con las medidas.
En la página de Ikea puedes encontrar un planificador, con el que poniendo las medidas que buscas puedes hacerte una idea de cómo quedará. Planificador.
Nosotros no lo hicimos con esto, sino que primero compramos pocas baldas y luego al colocarla comprobamos qué había que añadir para que fuera más útil. Al final nos decantamos por cinco baldas y cuatro cestos, dos de ellos para juguetes y dos para zapatos (puestos en la parte baja).


Así es como ha quedado.
Es práctica, económica y queda muy bien en la habitación ya que es de la misma serie que el armario principal.


Además, hemos puesto un escritorio de pared que se pliega (en casa tenemos que economizar el espacio), y ha quedado muy bien.



 Es un espacio en el que el niño puede trabajar, jugar, hacer deberes... y que luego puede plegar él mismo para tener espacio para jugar en el suelo.


Espero que os haya gustado una de nuestras nuevas organizaciones del verano.





6 de julio de 2016

Mi morenazo de la playa

Esta entrada va dedicada a las mamis.


Queridas mamis: sabéis la diferencia entre ir a la playa con niños y sin niños ¿verdad?

Yo lo he notado en dos aspectos (importantes o no)...
1. Mi bronceado
2. Mis lecturas

En el primer punto tengo que decir que no tengo un bronceado "en condiciones" desde hace más de 7 años. Cuando estás embarazada intentas evitar todo el sol que puedas, en mi caso gracias a eso, no me han salido muchas manchas en la piel (y eso que mis tres embarazos han pillado verano de pleno) y menos en la cara. Cuando ya tienes niños tu foco de cremas se dirige exclusivamente a ellos (ya ni al marido le llegas a poner crema) y al final acabas poniéndote crema como puedes, no te colocas los tirantes para que no se quede marca y tus piernas presentan manchas blancas o manos de los niños .... Un desastre total.

Un libro a la playa... en mi caso es como llevarse un abanico al Polo Norte. Ni lo vas a usar y encima ocupa espacio. Pues ahí que fui yo con mi libro (28 días, de D. Safier)... ilusa de mí, metidito en su bolsa de libros para que no se estropeara y poder sentarme a leer aunque fueran 10 páginas... JA... ni pude sacar el libro.


¿A qué conclusiones llego?

  • En cuanto al morenazo que pillo cada verano... ¿qué hacer? Unas posibles soluciones estarían por ejemplo:

- Ponerme crema ANTES de salir de casa (algo factible pero complicado porque entonces se "tarda" más)
- Ponerle crema a los niños en casa (lo he hecho alguna vez pero luego al rato tienes que repetir la operación)
- Comprarme un bañador o bikini sin tirantes (algo poco realista debido a las dimensiones de lo que hay que sostener)
- Estar pendiente de colocarme las tirantas de manera que no me dejen mucha marca.


  • Libros en la playa+niños pequeños... mala combinación. Aceptación y resignación, además de adaptación... ¿que no puedo leer? Pues me siento en la arena y que los niños me entierren en la orilla. Lo pasaron genial y yo me divertí mucho viendo lo felices que estaban los dos echándome tierra por todas partes. Luego al agua y a soltar arena. 



Quería aprovechar esta entrada también para recordarme a mí misma lo importante que es protegerse del sol. Quizá es algo que antes no teníamos tan en cuenta (a mí de niña me ponían mi crema nivea de toda la vida sin factor 12,20 o 50) hace varios años, y que no somos conscientes de que el sol cada vez hace más daño a nuestra piel. Cuando era adolescente apenas me ponía crema, y si me quemaba pues mejor, ahí tenía mis pellejillos para arrancar, me iba a veces sin sombrilla, poco hidratada... Algo que me sería impensable ahora mismo.
A los niños los llevo prácticamente siempre con camiseta para el sol y el agua, crema, gorra, agua y sombrillas con factor.

Si queréis información buena sobre este tema recomiendo que os paséis por aquí:



Y vosotras... ¿cómo lleváis eso de no leer en la playa y no lucir un morenazo perfecto de verdad? (Digo yo que alguna mami habrá que sea capaz de conseguir un bronceado ideal...
¡que nos lo cuente!)


Primera vez que A.C. tocaba la arena de la playa


4 de julio de 2016

IDEAS PARA EL VERANO

Estos días seguro que estáis recibiendo muchas listas de actividades para hacer en verano. A mí me llegó una imagen con 100 ideas para hacer este verano con niños y me gustó bastante, la verdad es que está muy bien y eso me ha hecho pensar en que tenemos dos meses por delante y que sería interesante pensar por lo menos ciertas actividades que se pueden hacer con tres niños pequeños.
Como 100 cosas me parecen demasiadas para ponerlas aquí, voy a hacer 80 cosas para hacer con los niños y 20 cosas para hacer con tu pareja. 

CON TU PAREJA
Como probablemente tengáis poco tiempo para estar a solas, quizá estas actividades se limiten más a la noche cuando los niños duerman o a por la mañana temprano; además de contar con la inestimable ayuda de los abuelos jeje. 

1. Preparar el desayuno mientras tu pareja duerme y desayunar antes de que se despierten las fierecillas.
2. Ir a la playa sin niños (aunque solo sean tres horitas)
3. Ir al cine
4. Ver una película romántica (y no dormirse)
5. Hacer una lista de necesidades de la casa
6. Leer juntos.
7. Jugar a un juego de mesa para dos (quoridor, exploradores...)
8. Decidir fotos para imprimir
9. Hacer la compra (normalmente va uno de los dos solos para ir más rápido)
10. Ir a una tetería o heladería sin niños (esto solo te llevará una hora y media)
11. Dormir una siesta juntos (tienen que alinearse los planetas para que los tres duerman siesta a la vez... pero podría darse el caso en estos 60 días... ¿no?)
12. Hacer una escapada de una noche 
13. Salir a cenar 
14. Cenar con velas.
15. Un masaje para dos.
16. Ver una película de risa
17. Planear vuestras próximas vacaciones o viaje.
18. Ordenar papeles de la casa.
19. Ver fotos de cuando fuisteis novios o fotos de cuando los niños eran bebés. 
20. Darse muchos besos y abrazos.


Con NIÑOS
1. Pintar con acuarelas
2. Ir de camping
3. Ordenar los juguetes de la casa
4. Hacer plastilina o barro
5. Ir a la playa
6. Visitar un pueblo.
7. Ver una película en el cine 
8. Cocinar alguna receta sencilla
9. Ver fotos 
10. Jugar a un juego de mesa
11. Quedar con los primos para jugar
12. Quedar con amigos para jugar en casa.
13. Ir a Tívoli
14. Patinar
15. Recortar y pegar alguna maqueta
16. Volar la cometa 
17. Tocar instrumentos
18. Cantar canciones de películas
19. Ir de campamento
20. Ir a misa
21. Aprender algo nuevo
22. Jugar a la Wii
23. Cuidar a la hermanita
24. Colorear
25. Leer muchos cuentos
26. Batalla de peluches
27. Montar muchos LEGOS
28. Hacer puzles 
29. Ver pelis
30. Regar las plantas
31. Ir al campo
32. Ir  a la piscina
33. Ir a un museo
34. Ir a muchos parques distintos
35. Ir al zoo
36. Salir a pasear con el fresquito
37. Ir a tomar un helado
38. Ir a cenar a un restaurante 
39. Bailar
40. Ir a visitar a los abuelos o las bisabuelas
41. Quedarse a dormir en casa de los primos
42. Hacer volteretas
43.Jugar a los bolos
44. Hacer pompas de jabón
45. Hacer un picnic
46. Hacer globoflexia
47. Pintacaras
48. Disfrazarse
49. Grabar un video
50. Recoger conchas y piedras de la playa
51. Hacer una merienda con amigos
52. Pintar con tiza en el suelo
53. Plantar semillas
54. Dibujar
55. Pintar piedras
56. Hacer sales de colores
57. Hacer manualidades
58. Ir a mirar juguetes
59. Hacer experimentos
60. Hacer muchas fotos
61. Escribir un cuento juntos
62. Construir un castillo con telas y cojines
63. Usar el telescopio en el campo
64. Pasear por la orilla de la playa
65. Hacer batidos de frutas
66. Hacer castillos de arena
67. Cenar en la playa
68. Jugar con globos de agua
69. Dormir la siesta
70. Hacer un paseo muy largo
71. Visitar un monumento
72. Ir a una playa muy lejos
73. Observar animales
74. Ir a la feria
75. Ver amanecer o atardecer
76. Ir al vivero
77.  Ir a visitar otra ciudad
78. Ir a tomar un campero.
79. Peleas de cosquillas
80. Disfrutar y descansar


Y vosotros ¿qué os gustaría hacer con los peques? 
¿Alguna recomendación sobre parques u otras actividades?

¡Felices vacaciones!

15 de junio de 2016

El final del curso

El final del curso escolar se acerca y nos surgen infinidad de tareas: que si renovación de matrícula, decisiones sobre actividades extraescolares de nuestros hijos, preparación de actuaciones, verbenas de los centros, pensar en cómo organizar el verano de cara al trabajo...
Por suerte en nuestro caso particular sabemos que a partir del día 1 podremos atender a nuestros peques en casa, disponemos de dos meses con ellos que hay que organizar y distribuir de manera que a finales de agosto podamos decir que hemos aprovechado muy bien el verano. Aprovechar para nosotros no solamente es irnos de vacaciones a algún hotel, cosa que hicimos el verano pasado por cierto, sino aprovechar de verdad esos días de 24 horas con nuestros niños.  Sé que hay muchas familias que cuando llega el verano tienen que cuadrar muchas opciones ya que sus vacaciones son diferentes. En nuestro caso puedo decir pros y contras que tienen nuestras vacaciones que son exactamente las mismas que las de los niños:

PROS
1. Disfrutamos papi L. y mami C. de los niños por igual.
2. No tenemos que pedir días, favores, etc. ni a la empresa ni a familiares (en ocasiones).
3. Te da tiempo a desconectar del trabajo.

CONTRAS
1. Las vacaciones siempre son el periodo más caro, por lo que limita mucho los sitios a los que ir.
2. Hay mucha más gente en cualquier sitio al que vayas.
3. Tienes que inventarte planes para más de dos meses.


Nunca me he quejado de nuestras vacaciones (faltaría más... pero sí tiene sus pros y sus contras) y valoro mucho el poder estar los dos disfrutando al mismo tiempo de los niños.
Sí que es verdad que acabas bastante agotado...

Este verano tenemos planteadas varias cosas:
1- Campamento de verano con Júcar
2- Días de playa
3- Visitas familiares
4- Tradicional día en Tívoli (que ya es tradición sí o sí)
5- Cine y cine en casa
Este año no tenemos ningún viaje grande ni estancia en un hotel para descansar, ya que el próximo verano podremos desquitarnos jeje. 

¿Cómo se os plantea el final de curso y el verano? ¿Algunos tenéis vacaciones incompatibles? ¿cómo encontráis solución? 
¡Un abrazo!

MAMI C. 



29 de mayo de 2016

Soy de esas madres que...

Soy de esas madres.... Soy de esas madres que se levantan tres horas antes de empezar su horario de trabajo. Soy de esas madres que a menudo solo lleva una raya medio hecha en la mirada, soy de esas madres a las que la noche anterior no le dio tiempo lavar su pelo y por eso normalmente lleva el pelo recogido en una coleta. Soy de esas madres que van oliendo a Nenuco porque te das cuenta de que vas más rápido repartiendo colonia para 4 que dedicarte un minuto a ponerte el perfume. Soy de esas madres que bajan por las escaleras con una bebé en brazos, el maletín de trabajo, las llaves del coche, la mochila del niño y si me apuras el muñeco que tu hijo no ha querido soltar en el último momento... y que va rezando para no tropezar en las escaleras, que gracias a que también soy de esas madres que no usan tacones diariamente, tienen mejor equilibrio. Soy de esas madres que ha aprendido a colocar a tres niños en sus correspondientes sillitas en "cero coma" ya que hay alguien-con prisas- que quiere aparcar en el sitio de donde vas a salir. Soy de esas madres que conduce con 7 ojos, dos en la carretera, dos en los espejos, dos en los asientos de atrás y uno en el coche que va al lado. Soy de esas madres que se dejan a veces la casa como una leonera sin leones, aunque a veces soy de esas madres que han dejado programadas una lavadora y las ventanas abiertas ventilando. Soy de esas madres que va conduciendo pensando en si habré dejado enchufado algún aparato, las luces encendidas o el desayuno de los niños fuera de la mochila. Soy de esas madres que cuando dejan a sus peques en el aula matinal (porque si no no llego a mi puesto de trabajo) les da tres o cuatro besos a sus hijos y les recuerda que deben comportarse bien. Soy de esas madres que suben de nuevo al coche, respiran y miran el reloj para comprobar si va bien de hora.... Soy de esas madres que van en el coche con la música a niveles demasiado elevados, soy de esas madres raras a las que le relaja conducir... Soy de esas madres que llevan mosquetón en el carrito, ya que cuando sale de paseo tiene que acoplar bolsas chaquetas, mochilas..., soy de esas madres que han aprendido a aceptar que la ropa se ensucia en el parque, que luego se lava y que si no sale la mancha tendrá que frotar con el quitamanchas. Soy de esas madres que no les quita ojo en el parque aunque a veces se le va el santo al cielo, soy de esas madres a las que le faltan 3 horas al día, soy de esas madres que a veces grita porque parece que habla para la pared. Soy de esas madres que se desespera cuando hay prisas. Soy de esas madres que se sientan en el suelo para jugar con sus niños, de esas madres que le da su móvil al niño porque te tiene ya desesperada, de esas madres que tienen el Angry Birds o cualquier juego de TocaBoca en su móvil. Soy de esas madres que si se sientan se dan cuenta de que hay alguna cosa que hacer y al final se levantan. Soy de esas madres que no se comen la última galleta, que prefiere comerse el jamón o el yogur caducado y dar a tus peques el que no. Soy de esas madres que apuntan en un librito de recuerdos los primeros pasos, el primer diente caído, el primer día de escuela... soy de esas madres a las que les gusta vestir a sus hijos igual, y que cuando va a comprar ropa al final nunca compra nada para ella, soy de esas madres a las que le gusta de vez en cuando tener una tarde de novios con su marido, y que acaban hablando de los peques. Soy de esas madres que con el pelo mojado tienden la ropa a las 11:30 de la noche y se sientan en el sofá al finalizar el día para ver tres minutos y medio de una película que tenía muchas ganas de ver.... Soy de esas madres..... y tú, ¿de cual eres?
Imagen  de Monigotez 

Buenos días. El comienzo.

Aquí empezamos un nuevo camino en el mundo de los blogger como familia. Atrás quedó mi antiguo Blog: Hay margaritas en mi balcón, con el que finaliza una etapa y comenzamos otra nueva. Tenemos mucha ilusión y esperamos llegar a muchas partes. 

Mami C.