6 de octubre de 2017

La importancia de un borrador

Ayer empecé (y terminé) de escribir un post de opinión. Cuando lo terminé, en vez de darle a publicar como tantas otras veces lo dejé en borrador. Y lo volví a leer. Y aunque me quedó muy bien, creo que no es un post al estilo de mi blog, no es un post con el que diga algo valioso al mundo, y no enseña nada. Por lo que, de momento, quedará en borrador. 
Así que hoy, que estoy un poco más positiva que ayer, escribo algo distinto. 
Cuando os hablaba la semana pasada de lo bonito de las redes no os mentía, sé que cualquier cosa, según el uso que se le dé, puede ser algo bueno o algo no tan bueno. 
En unos dibujos que ven mis niños (de Netflix) hablaban el otro día de pasada diciendo que "oye, que fulanito tiene un blog, así que es importante" xD
Me hizo gracia, porque a veces se puede pensar que por tener un blog ya directamente eres influencer (que tuvo que explicarme mi marido lo que significaba). Yo no me considero importante dentro de este mundillo la verdad... Primero porque no tengo muchos seguidores (en el blog 6, en twitter 181, y en mi fanpage de Facebook 197) y segundo porque no creo que lo que aquí escribo sea algo que ayude a cientos de personas, si acaso a unos pocos. Pero bueno, aquí sigo y aquí seguiré. Como ya os dije, sigo muchos blogs y hoy quería recomendar otros blogs o cuentas de IG que me encantan.

Le hice una entrevista en mi blog porque la llevo siguiendo desde hace tiempo. Me parece un blog muy práctico y muy variado. Además tiene una cuenta de IG muy chula, donde pone fotos muy bonitas porque le gusta mucho la fotografía. Es una mamá implicada y respetuosa y por eso la sigo.

Abarca muchos temas y la imagen tan cuidada de sus contenidos y de su blog invita a quedarte paseando por él mucho rato. 

A Meg hace muchos años que la sigo, y aunque éste es otro blog distinto al que empecé a seguir, me parece que es un blog imprescindible para los amantes de las lecturas infantiles y juveniles. Suele actualizar muy a menudo y si seguís su cuenta de twitter vais a estar al tanto de muchas novedades. 

Cuando en tu ciudad tienes a unas personas que se esfuerzan en buscar planes, información e ideas para ayudar a las familias se hace totalmente necesario tener este contacto a mano. 

De vez en cuando a través de mi cuenta de IG hago directos, hay personas que dicen que tengo mucha gracia (no sé yo ehhh... será que ya me conocen en persona y me ven/escuchan con buenos ojos/oídos). Si queréis verme y conocerme un poco más por aquí estoy:  Instagram. Para verme tengo que aceptar la solicitud. 

¡Buen fin de semana familias!

1 de octubre de 2017

Preparar exámenes con tus hijos e hijas

Desde el año pasado se viene hablando del tema "deberes". Si son buenos, si no lo son, si mandan muchos, si mandan pocos... En este tema quizá hay demasiada diversidad de opiniones, la mía (que no es la verdad absoluta en ningún caso) en cuanto a este tema principalmente es que estoy a favor de una tarea que el niño/a pueda hacer de forma autónoma en casa y que no sobrepase, según el nivel educativo claro está, sesenta minutos. El caso es que no vengo a hablaros de deberes, ni de si debe haber o no. Yo vengo a hablaros de la preparación de los exámenes (que de esto imagino que también cada cual tendrá su opinión). 
En marzo de este año saltó como noticia Laura Grana. Una chica malagueña que fue tendencia en Twitter por unas fotos de sus apuntes que subió una amiga suya. Noticia aquí . En las fotos se decía que eran los apuntes más bonitos del mundo. Y la verdad es que si le echáis un ojo os daréis cuenta de que son muy buenos. Claros, llamativos, fáciles de leer, bien estructurados... 
Pensando en cómo ayudar a mi hijo mayor A., que ya está en tercero de primaria, se me ocurrió que quizá sería bueno que empezara a elaborar sus propios apuntes. Pero claro, para eso tiene que aprender a hacerlos porque por ciencia infusa no va a ser...
Así que dándole vueltas a la mejor forma de conseguirlo, lo que hicimos fue repasar la unidad 1 de lengua, repasar la libreta de clase y ver qué era lo más importante del tema en sí. 
Dividimos el tema en tres puntos o apartados importantes:
1. Vocabulario de toda la unidad (palabras nuevas, palabras difíciles de escribir, palabras específicas...)
2.  Comprensión lectora 
3. Gramática

Esto para la asignatura de Lengua. Los libros que tiene A. son los que entrega la Junta de Andalucía en su "gratuidad de libros de texto", por lo que el libro es de tercera mano ya. Además no se pueden subrayar ni pintar. Esto a pesar de ser un ahorro tiene un inconveniente a la hora de estudiar. Al no poder subrayar nace la necesidad de hacer una ficha o un esquema o algo para que, de manera visual, pueda interiorizar mejor. Lo de estudiar de memoria, aún sigue siendo la "norma" y bueno, mi intención es que además de recordarlo, lo comprenda, lo integre en sus nuevas estructuras mentales y sea capaz de volver a usarlo más adelante. 




Para la primera unidad, como lo veía bastante perdido, fui yo la que hizo el tema con él, para que tuviera un ejemplo de cómo podría ser una buena idea de preparar la unidad. Los siguientes ya debe hacerlos él jajaja, aunque escribir le gusta poco, pero esto es como todo, el hábito es lo importante, si sigo insistiendo quizá llegue a quinto siendo capaz de hacer esto él solo y encontrarle un sentido práctico y útil. 

¿Qué os parece esta idea?
 ¿Os ponéis con vuestros hijos a la hora de preparar exámenes? 
Si te gusta, comparte. 







29 de septiembre de 2017

Del respeto nace la tribu

Hace ya más de un año que conocí Madresfera como tal. Fue a través de varios blogs que ya seguía y que en sus blogs pedían votos para los Blogger´s Day y bueno, empecé a conocer más y más blogs. La web estaba en "mantenimiento" y para inscribirse había que esperar un tiempo, tiempo que para mí se hizo eterno. Allá en el correo deben de tener unos 10 mails míos preguntando ¿cuándo puedo inscribirme? ¿habéis habilitado ya el formulario? En plan madrepesada total...
Qué alegría el día que me mandaron un mail para decirme que por fin estaba en activo la nueva página y que ya podría inscribir a mi blog en Madresfera, el 9 de mayo.
Desde ese momento me di cuenta de que me habían acogido en una tribu. Sí, una tribu muy variopinta y muy grande donde todos los blogs son bienvenidos. 
Y ya cuando empecé a engancharme a los podcast ni os cuento. Más tribu aún. 
Y el motivo de escribir esta entrada no viene sino a que me estoy dando cuenta de que desde que estoy en este mundillo me siento más comprendida, más apoyada y más miembro de algo, algo que podemos llamar tribu, familia o comunidad; pero que es real, real hasta tal punto de que te das cuenta de que tu día a día es el día a día de otras familias, que en la diversidad encuentras la riqueza, que en las diferencias hallas las respuestas a muchos porqués, que el respeto nace del conocimiento y el aprecio, que cuando surge la polémica ahí siempre existe el respeto ante todo. Es posible que a veces vea acciones, historias o prácticas maternales de las que no soy partidaria (no por nada, sino porque cada familia es maravillosamente distinta y al serlo, no podemos aplicar las mismas técnica. Ni nuestros hijos son iguales porque tengan la misma edad; ni las circunstancias de nuestras vidas son las mismas) pero para mí el respeto es la base de todo.

Cuando os cuento muchas veces por instagram la vida de una maternidad real no significa que no me gusten las maternidad Pinterest que veo, al contrario, me parecen tan bonitas que las valoro como un esfuerzo detrás por conseguir una belleza tan radiante que por eso las sigo. No las sigo para darme cuenta de que no son "reales"o para pensar que lo mío no es tan pinterest (oye, que seguro que hay niños ideales y casas perfectas, pero no se da en mi caso, jajaja) sino porque a mí lo visual me atrae mucho, la perfección, las fotos bonitas y esas fotos tan bonitas de comidas que yo creo que solo por darle al corazoncito ya me engordan. 
El caso es que desde aquí quiero agradecer a esa tribu, a esa familia, a esa comunidad que forman todos los blogs madresféricos la forma de vivir la maternidad. Las sensaciones tan cercanas de comprensión, el "oye, que te leo y me gusta lo que escribes", o el "oye, que he leído tu post, mucho ánimo con tal tema". 
Leo muchos blogs, y lo que más me gusta es compartirlos. ya sea vía twitter o vía fb, pero lo hago porque sé que compartir es algo muy importante para quienes dedican parte de sus vidas y su tiempo a mostrar las distintas caras de la maternidad, una maternidad que a veces puede ser ideal, otras veces cruel, otras triste, otras felices, otras tan reales que cuando las lees o escuchas hablar te transmiten tantos sentimientos que lo vives en primera persona. 

Y todo este tocho solo para decir que 
¡¡Me encanta estar en madresfera!!
Quería dejar aquí una lista de los blogs que suelo seguir más asiduamente y que creo que si no conocéis, debéis hacerlo. 











Aún hay muchos más blogs que sigo, hoy pongo estos 10. El próximo viernes seguiré con las recomendaciones.

¡¡Buen fin de semana!!


22 de septiembre de 2017

Depresión Postparto y los cambios. Consejos para no llegar al límite.

Hace tiempo que Patri de Happymama hizo un llamamiento a todas las madres del mundo a través de su cuenta de IG  para que las mamás que hayamos sufrido depresión postparto nos animásemos a contar nuestra experiencia. Justo me pilló en momentos de mucho trabajo y baja de ánimos para ponerme a recordar, así que lo dejé para más adelante y al final, por una cosa o por otra lo iba postergando.
Una de las ideas que pedía era contar nuestro testimonio, y bueno, creo que es algo íntimo que aunque pueda ayudar a otras personas al sentirse identificadas no puedo volver a recordar todo aquel proceso tan difícil de entender y con sensaciones y sentimientos tan tristes. Así que, pensándolo mucho, lo que sí quiero hacer es hablar sobre qué cosas te pueden ayudar a no llegar hasta el nivel en el que estuve yo, a través de mi experiencia.
Para hacer un poco más técnica esta entrada os copio lo que aparece en wikipedia sobre este tipo de depresión :
La depresión posparto es «la depresión que se inicia en las primeras doce semanas tras el parto,» debido al gran cambio que se produce con la llegada de un niño, con síntomas depresivos típicos: tristeza, sentimientos de desesperanza y de minusvalía, insomnio, pérdida de apetito, lentitud de movimientos, pensamientos recurrentes de muerte, síntomas físicos varios —molestias digestivas, dolor de cabeza, fatiga—, ansiedad elevada, etc. Este estado sí que necesita tratamiento.

Siempre partiendo del respeto a cada una de las formas de crianza y educación, mis consejos para no caer en esta enfermedad son estos:


El peso sí que importa: Si os digo que la realidad es que mi primer hijo no fue "buscado" aunque sí deseado me creeréis ¿verdad? Pues eso, la alegría del día de nuestra boda culminó con un embarazo. Sí, una no piensa que por una vez "no pasa nada... con lo difícil que es"... pues no, lo mío "cuajó" y a pesar de tener un viaje en avión (nos fuimos de viaje de novios a París y obviamente no pensaba que iba a estar embaraza ni por asomo)... Hice todas esas cosas prohibidas (tomé ensaladas en restaurantes, carnes poco hechas, bebí vino, me subí en avión, me monté en todas las atracciones de Disneyland, hice esfuerzos, tomé medicamentos...) Vamos, que si cuajó fue porque tenía que ser así. Estaba muy cansada y con muchas ganas de comer, algo que realmente no asocié hasta que supe que estaba embarazada y lo achaqué todo al viaje y la tensión de los días antes de la boda.

Aunque tuve un embarazo buenísimo, uno de mis problemas fue el APETITO. Sí, con mayúsculas. Primer error: aumento de peso extra, y diréis.. bueno, luego se pierde.... Pues decídselo a mis diez kilos de lorzas que acamparon a sus anchas durante 9 meses y que ahí siguen... no se mueven tan fácilmente. No digo que el médico no me llamara la atención (que sí lo hizo pero tampoco insistió mucho, pensando quizá que sería como aquellas mamis privilegiadas (mi envidia sana) que recuperan la figura hayan cogido 10,20 o 25 kilos. Yo a los 20 kilos dije "ya no me peso más".... Bueno, pensaréis ¿qué tendrá que ver el peso con la depresión postparto?  Pues sí que tiene que ver. Dato importante: Jamás de los jamases te peses cuando vuelvas a casa recién paría... ¿por qué? Porque en un parto normal según cada mujer, se pierde aproximadamente entre 5 7 kilos que corresponden al bebé, al líquido amniótico, a la placenta y a parte del peso del útero y del líquido que puede haber retenido la madre, principalmente en piernas y manos. Por tanto, primer consejo postpartil: esconde el peso hasta que no pase al menos la cuarentena. .. Los momentos complicados vienen cuando quieres volver un poco a tu ropa de antes del embarazo y te pruebas un pantalón tras otro sin conseguir en algunos casos que pase del muslamen. Otro punto que sé que hice mal fue el mal control del hambre entre toma y toma. Para poneros en situación,  mi hijo A. quería comer cada dos horas escasas, pero es que además, se pasaba al pecho una hora,  media hora por cada pechuga. Con lo cual, si hacéis las cuentas veréis que yo apenas dormía y durante los primeros días, que además estás en modo regla a tope, con muchos puntos,  una episiotomía y el agobio de las visitas en casa a todas horas... pues aquello era un poco difícil de sobrellevar. Pero ahí estaban, mirándome con cara de cómeme las tropecientas mil cajitas de bombones que me trajeron entre todas las visitas.... así que cada dos horas y poco atacaba los bombones, era como una especie de droga para mí, lo tomaba antes de dar el pecho y después,  es decir, que probablemente me comía al día alrededor de 30 bombones (que se dice pronto ). A ver,  diréis "pues vaya autocontrol ", pues no es cuestión solo de autocontrol, es algo que abarca muchas situaciones. Así que ahí va mi consejo,  si os regalan cajas de chocolates, sacadlas para compartir cuando vengan las visitas y reparte entre tus familiares. No, no está feo, es por SALUD( física y mental). El chocolate me hacía sobrellevar mejor el no dormir y esa tristeza-alegría de los primeros días. 
De todo esto nunca leí nada, nunca fui consciente de verdad del problema que serían para mí esos kilos de más y todo lo que derivó después.  

La teta. Sí, como he dicho, mi hijo quería comer cada dos horas, lo cual hizo que la leche subiera a borbotones, era una central lechera en toda su esencia, ni los brazos podía cerrar,  y era bastante incómodo el tema de los discos que siempre acababan empapados. He sido madre de tres y cada uno ha tenido una lactancia muy distinta en tiempo y forma. Con mi primer hijo tendría que haber hecho uso de un sacaleches  (cosa que aprendí a usar con la pequeña, por eso lo recomiendo ) ya que tenía muchísima cantidad y perfectamente podría haberme sacado litros y litros para hacer las tomas más llevaderas. Ojo, esta es mi opinión personal según mis circunstancias personales, habrá bebés que coman cada tres horas y en veinte minutos sean capaces de saciarse  (el caso de mi chica ) y otros que sean como el mayor. El caso aquí es que si tenéis la oportunidad de elegir un sacaleches, hacedlo, os puede ayudar mucho. Y el que os recomiendo es el de la marca medela, que me prestó mi amiga M. y que me salvó la vida con la peque. 

Las visitas. Vengo de una familia en la que mi padre tiene 8 hermanos y mi madre 6, todo multiplicado por dos y por cuatro. Además de todos los grupos de amigos y amigas de los que formábamos parte en aquel momento. Y todos querían conocer al primogénito... a la vez casi. 
Para que os hagáis una idea del nivel de agobio, imaginadme a mí, en paños menores (porque no me dejaban ponerme braguitas en el hospital) y 12 personas en mi habitación, algunas eran familiares directos pero otras eran conocidos o amigos no tan íntimos. ¿Qué hice? Me encerré en el baño y le dijer por favor a mi marido que o se iban y se quedaban tres o yo no salía, pero claro, eso está "feo" y ahí que tuve que poner cara sonriente e intentar sobrellevarlo, porque sé que la intención era buena, pero YO no me sentía bien. Iniciándome en la lactancia, aprendiendo a cogerlo, a cambiarlo... todo era bastante difícil de por sí, si encima tenías opinólogos bienintencionados pues aquello era para echar un poco más de carga encima. 
Consejo: sed claros y sinceros. Obviamente la familia cercana (padres, madres y hermanos o hermanas) siempre es bueno que estén y te sientes cómodos con ellos. O alguna amiga íntima, pero al hospital, por favor, visitas muy cortas y espaciadas. Es un momento muy íntimo del que no disfruté en mi primer parto y que sí pude hacer con el segundo, lo cual fue muy positivo a nivel mental. Sé que con el segundo no es lo mismo porque las visitas se dilatan. Pero también supimos cómo gestionarlo. 

El orden y limpieza en casa: A mí me agobiaba mucho el tener que estar pensando en tener la casa limpia y ordenada porque las visitas eran constantes. Si no teníais ayuda extra en casa de una empleada del hogar, pensadlo seriamente. Sé que si hubiera delegado en ese sentido, habría estado mucho mejor. Así que otro consejo : permítete esa ayuda, aunque sea durante los dos o tres primeros meses. Lo vas a notar. 

Relativiza: la verdad es que con 26 años fui la primera de mi grupo de amigas en ser madre, lo cual no fue algo fácil para mí, porque la cosa cambia a todos los niveles. Cuando algunas aún no se habían ni planteado el casarse yo ya tenía mi primer hijo. Sé que he perdido algunas amigas por el camino, pero también sé que las que se quedaron, ahí siguen. No te apenes por eso, son situaciones que no puedes controlar, pero sí puedes controlar cómo te afectan. 
Todas estas cosas que os digo os las transmito desde la experiencia, eso que dicen de que "la experiencia es un grado" es totalmente cierto. 
Relativiza también con la familia, creo que los abuelos por ambas partes se sienten también responsables de ese nuevo miembro de la familia. Déjales que participen de ello pero no que se entrometan demasiado. Yo gracias a Dios tanto con mis padres como con mis suegros no he tenido problemas de ese tipo, sino todo lo contrario, ayuda 100% desde el primer momento. 

Si algo que también aprendí de todo eso fue que el diálogo, principalmente con la pareja, era fundamental, y que no debéis tener miedo a explicar cómo os sentís en algunas situaciones. Sé que para los padres primerizos también es duro, queda en un segundo plano y tampoco es fácil para ellos. Déjate mimar pero mima tú también a tu pareja. Un hijo debe unir, no distanciar; aunque a veces hay momentos en los que inevitablemente distancia a las parejas que acaban por descomponerse. 
Mi consejo: habla con tu pareja ANTES de pensar en tener hijos sobre cómo queréis que sea vuestra futura familia y dejaos aconsejar. Leed, libros, maravillosos blogs o hablad con padres recientes sobre temas que os preocupen y que os cuenten de verdad. Descubrir cosas que podrías mejorar es bueno para la pequeña familia.  Yo confieso que no leí apenas nada. Que la única idea que yo tenía sobre los sentimientos de tristeza sobre los primeros días después de dar a luz fue ver a mi hermana que llegó la mañana de reyes a nuestra casa cuando ella ya había tenido a mi sobrina apenas días antes y se echó a llorar. Yo no podía comprender en aquel momento el porqué, ¡si debía estar feliz de tener a una niña tan bonita! Pero claro, luego supe el motivo por el que tuvo ese momento de bajón y que era algo puntual. 

Disfruta y ríete más. Lo sé, sé que es difícil, pero también sé que al principio parece imposible, pero se logra.  Haz algo de lo que hacías antes de ser madre que te encantara, aunque solo sean quince minutos. Date tiempo. A mí me relaja conducir, pues probablemente si hubiese conducido durante las primeras semanas durante quince minutos eso me habría ayudado. 
Otra cosa que hice mal fue ver pelis que me ponían tristes (una de ellas fue Despertares). No lo hagas, ve pelis de acción y de animación, no contribuyas a tu tristeza con películas bonitas emocionalmente porque ¡no ayuda nada! Tampoco veas pelis en las que todo es super ideal... porque la vida real no es así. Ve documentales, cosas que realmente te suban el ánimo. Y hoy día, con internet y Netflix tienes la posibilidad de hacer esto. 

Cuando me dí cuenta de que realmente no estaba bien, mi hijo ya tenía más de 6 meses y decidí buscar ayuda profesional. Ayudarme ayudarme... quizá no me ayudó directamente, pero sí ayudó a que mi pareja y mi entorno se dieran cuenta de que yo NO estaba bien. Me dio algunas pautas a seguir, pero tampoco fueron grandes consejos (al menos no tan buenos como los que os acabo de dar jajaja).  Sé que esa persona fue madre después de haberme tratado y probablemente me habría dado otros consejos distintos: repito, la experiencia cuenta muchísimo. Por eso me he animado a contar hoy esto. 

Tener un hijo no te cambia la vida, tu vida va cambiando cuando tienes un hijo, porque es algo maravilloso (si no, no os estaría contando nada de esto ni habría repetido dos veces más) y porque das un paso increíble hacia un mundo difícil pero que realmente merece la pena. 
Con mis otros dos hijos no tuve depresión postparto, sólo esa pequeña pelusilla durante los primeros días en los que luchas internamente entre la felicidad plena y el agobio del momento. 

Espero que os haya gustado mi post, y que lo compartáis en redes sociales y sobre todo que llegue a esas futuras mamás primerizas que puedan aprender un poquito más sobre este tema. 
Y ya que estamos, que sigan a MADRESFERA porque ahí estamos todas esas familias, cada una con sus experiencias y vidas. 

¡¡Buen finde, familias!!







4 de septiembre de 2017

Nueva agenda

Leo por la blogosfera que para muchos el año no empieza el 1 de enero, sino el 1 de septiembre.  Y por una parte llevan razón.
Septiembre en casa, para nosotros que somos los dos trabajadores del sector de educación, es un mes de inicio. Inicio de nuevo curso, nuevos proyectos, nuevas clases... Este año además tenemos la novedad de que el mayor empieza en primero de conservatorio en la especialidad de piano. Tenemos muchos proyectos en mente, y después de este parón en el blog (porque realmente no hemos parado de hacer actividades en todo el verano) me gustaría retomarlo centrándome en varias secciones: libros y juguetes e iniciar una nueva sección que ya pondré más adelante.
He leído mucho en verano otros blogs, he disfrutado leyendo las historias de otros bloggeros y comencé mi rutina de madrugar con el podcast de Buenos días Madresfera, que si aún no habéis escuchado, os lo recomiendo. Empiezas el día de otra forma. Aunque no es lo mismo escucharlos en directo que en diferido.

Otra de las cosas que también fui comentando por Instagram  fue mi intento de hacer una Bullet Journal... y digo intento porque mi realidad es que, de momento, no puedo hacer una. Así que decidí optar por la agenda tradicional, de las que hace varios años llevaba al día y me venían muy bien. Después de pasar por varios establecimientos y ver muchos modelos me decidí por el modelo de la marca ERIK (modelo Lily & Val) y es una elección muy buena por varias razones:
- El formato ideal, no es ni muy grande, ni muy pequeña. Tiene un tamaño apropiado para un bolso mediano.
- La calidad del material. Tanto por fuera, resistente, como por dentro con una buena calidad de papel (puedes escribir con rotulador o bolígrafos sin temor a traspasar), lo cual para mí es muy importante en una agenda.
- Semana vista. Teniendo en cuenta que a lo largo de la semana tenemos muchas actividades me gusta abrir la agenda y ver de forma clara cómo voy a tener la semana.
- Diseño muy bonito, sencillo pero elegante.
- Anillas, que para mí es primordial porque soy zurda y las agendas de tipo encuadernación libro no son buenas.






Me encanta que tenga un bolsillo al final para meter
 papeles y demás
Su gomilla externa ayuda a que la agenda quede más recogida



Así se ve la semana vista.

Y vosotros, ¿sois más de agendas o de apuntar en el móvil? 
¿Conocéis la aplicación Keep? 

30 de julio de 2017

Maus

Mientras estuve con el esguince en casa me enganché a un libro que teníamos en casa desde hace mucho tiempo: Maus.

Sinopsis de la Editorial: 
Maus es la biografía de Vladek Spiegelman, un judío polaco superviviente de los campos de exterminio nazis, contada a través de su hijo Art, un dibujante de cómics que quiere dejar memoria de la aterradora persecución que sufrieron millones de personas en la Europa sometida por Hitler y de las consecuencias de este sufrimiento en la vida cotidiana de las generaciones posteriores. Apartándose de las formas de literatura creadas hasta la publicación de Maus, Art Spiegelman se aproxima al tema del Holocausto de un modo absolutamente renovador, y para ello relata la experiencia de su propia familia en forma de memoir gráfica, utilizando todos los recursos estilísticos y narrativos tradicionales de este género y, a la vez, inventando otros nuevos.
La radicalidad narrativa de esta obra marcó un antes y un después en el universo de la novela gráfica, y por ello Maus obtuvo el primer y único premio Pulitzer otorgado a un cómic.

Autor: Art Spiegelman 
Páginas: 296
Editorial: Planeta DeAgostini
Año: 1973

Opinión personal:
Maus es un cómic ambientado en la Segunda Guerra Mundial, un tema muy recurrido en el mundo de la literatura; sin embargo, a mi parecer es un libro de amor. Sí, personalmente para mí la historia más fuerte y con más peso en este libro es la historia de amor de su protagonista Vladek, su amor por Anja es y probablemente fue el único aliciente para superar todos y cada uno de los horrores que vivió. 
Su hijo es quien, a través de los dibujos personalizados de animales (Ratones y Gatos principalmente) cuenta la historia que su padre le ha ido relatando, no sin dificultad, a lo largo de un tiempo que pasa con él. 
Es alucinante cómo el dibujante es capaz de transmitir amor, temor, tristeza, alegría, desesperación...a base de unos "simples" dibujos. Creo que no le dieron el premio Pulitzer por gusto, ya que considero que este libro es una obra maestra dentro de su género. Podría pensarse que siendo un cómic el texto es breve, pero no es así. Aunque sus dibujos expresan más de lo que el texto dice, hay mucho texto donde se explican claramente con detalle todos los horrores por los que pasó Vladek y su familia durante el tiempo que estuvieron atrapados y absorbidos por la guerra. 
(Spoiler) Momentos del libro que son imposibles de olvidar: 
El momento de la separación de su primer hijo. La angustia cuando están ocultos en el búnker, los momentos en los que Vladek encontraba alimento y se lo ofrecía a su esposa, el momento en el que Vladek se las ingenia para hablar con Anja y el momento en el que después de mucho tiempo, Vladek y Anja consiguen abrazarse. 
Cuesta un poco creer que el "viejo" Vladek sea el joven Vladek en la historia, pero como os he dicho, para mí es una gran historia de amor. Vladek consigue a través de su incansable afán por sobrevivir con Anja llegar a aprender cualquier profesión. Podría decirse que era un superviviente con todas las letras, fue capaz de conseguir superar muchísimas dificultades y enfermedades gracias al amor. Es mi opinión personal, quizá otros lectores no piensen que el amor de este personaje sea lo principal, pero para mí lo es. 
Cuando Anja deja de existir es cuando Vladek se vuelve insufrible, y saca de quicio a su hijo, lo cual es normal porque deja de parecerse a ese hombre que luchó por sobrevivir en aquella situación. 



¿Lo habéis leído? ¿Os gustó?



22 de junio de 2017

Conociendo a... El Diario de Virgapa

Hace ya un tiempo que coincidí con Virginia en uno de los grupos de Facebook de bloggeras, y la verdad es que desde el primer momento me gustó mucho su forma de expresarse, de interesarse, de colaborar... a veces no conoces directamente a una persona pero lo que hablas con ella y lo que lees en su blog o ves en sus redes sociales te hace tener una pequeña idea de cómo es.


Virginia es una mamá de dos, trabajadora en casa y me consta que muy implicada en la educación de sus peques. Creativa sin duda, podeis ver muchas actividades y manualidades en su blog y en su cuenta de instagram.
Sé que no pasará mucho tiempo antes de que nos crucemos por nuestra ciudad Málaga, aunque vivamos cada una en una punta, pero seguro que un día a mitad de camino nos encontramos.

Y aquí os dejo la entrevista que me contestó con mucho cariño. ¡¡Gracias tesoro!!



M.C. ¿Cuál es el motivo principal por el que iniciaste el blog?
V.P. Cuando voy a leer un libro, me gusta buscar información sobre él, que esa opinión me la dé una persona que lo haya leído, pues yo hago eso cuando leo un libro. Igual que con los libros, pues con algo que compro, un lugar que he visitado... Los blogs son una forma de estar en contacto con otras personas.
M.C. ¿Sigues muchos blogs?
V.P. Sí pero confieso que no dedico mucho tiempo a leer entradas o a buscar nuevos blogs
M.C.  ¿Cuántos hijos/as tienes? Si quieres indica las edades.
V.P. Tengo una hija de 8 años y un hijo de 5 años
M.C.  ¿Trabajas además fuera de casa? En caso afirmativo indica más o menos si es jornada completa, media jornada u horas sueltas...
V.P No. Me encantaría tener el trabajo ideal que me permita  seguir estando con mis hijos sin hacer malabares. ¿eso existe? (Modo irónico on)
M.C.  ¿Tenéis ayuda para las tareas del hogar? Si es así indica si es diaria, semanal o bimensual...
V.P. Sí, mis manos y mis pies jajajaja! Yo me lo guiso y yo me lo como.
M.C. A nosotros nos encantan los libros, tenemos muchos en casa, probablemente más de mil (no exagero) y además tenemos varias cajas llenas en el trastero. ¿Cuántos libros tenéis en casa entre libros infantiles/juveniles y adultos?
V.P. Me encantaría ser Bella (la bella y la bestia) dueña de una preciosa biblioteca jajajaja
M.C. En cuanto al tema fotografías....
V.P. Imprimo las importantes que quiero ponerlas en el álbum con alguna frase contando la anécdota....
M.C. ¿Qué colores dirías que definen vuestro hogar?
V.P. Blanco, azul, burdeos.
M.C. Para tu blog eres más de....
V.P. Móvil y PC
M.C. ¿Dedicas tiempo a tu pareja?
V.P. No tanto como quisiera. Nos encantaría tener más pero el cansancio, los niños y el dinero, lo complican pero lo intentamos y a veces se consigue
M.C. ¿Practicas la crianza respetuosa con tus hijos/as?
V.P. Sí
M.C. Si tuvieras dos horas extra al día para ti donde no tuvieras que hacer nada por obligación... ¿Qué harías?
V.P. Si mis amigas también tuvieran dos horas extras, quedaríamos todas juntas sin niños. /Dos horas de chicas!
M.C. Tanto mi marido como yo somos maestros y además estamos implicados en la educación de nuestros hijos además de ser miembros del consejo escolar del colegio; ¿crees que es importante que los padres/madres formen parte activa del colegio? ¿Participáis de forma activa en el centro educativo de vuestros peques? Comenta un poco acerca de este tema :)
V.P. Sí, voy a las tutorías y soy vocal en el AMPA y participo activamente en los eventos que se organizan. Me encanta estar con los niños. Siempre te sorprenden.
M.C. Con respecto a la moda y las modas.....
V.P. Me gusta ver moda pero me pongo solo lo que me gusta y a los niños les pongo lo que nos gusta a nosotros y a ellos. Que estén cómodos. Me gusta ver pero no soy una fanática.
M.C. Aire libre y acampadas
V.P. Acampamos una noche en un camping, con nuestra hija y amigos con sus hijas. Fue muy chulo tanto la noche viendo las estrellas como el día en el río. Hemos ido varios años a una casa rural con amigos y niños y le llamamos la casa cuento.


Muchísimas gracias por colaborar en mi blog, 
¡espero que te haya gustado participar!

Mami C.